Shop More Submit  Join Login
About Deviant Artist Member Miguel PachecoMale/Mexico Recent Activity
Deviant for 3 Years
Needs Premium Membership
Statistics 155 Deviations 1,191 Comments 12,466 Pageviews

Newest Deviations

Favourites

Activity


Capítulo XX

Pesadillas: El Jurado

Derpy llegó a su hogar y subió al cuarto de huéspedes con la esperanza de encontrar al Doctor. Por suerte, ahí estaba, sentado en el piso y sacando cacharros y cosas viejas de su caja. Tocó en la puerta para avisar que ahí estaba. Él volteó curioso.

-Oh, hola Ditzy. Creí que estabas con tu amiga.

-Ya se fue a su casa. Se hacía tarde.-Comentó ella.

-Sí, pensé que eso podría pasar. Digo, estaba viendo el atardecer desde mi ventana, así que la caída de la noche era la probabilidad más obvia, y por tanto su retirada.- Se quedó pensativo un momento.- Carrot Top… Lyra me la mencionó una vez. Dijo que sabía todo sobre los estudiantes de CHS.

-Algo así.- Derpy se sentó junto a él.- Es la primera en enterarse de todo, aunque tu presencia la tomó por sorpresa.

-Sí, tengo ése efecto en las personas.

Se quedaron en silencio un momento, hasta que ella se atrevió a hablar.

-Dime Doctor, ¿puedo confiar en ti?

-Pero por supuesto Ditzy.- Su sonrisa era radiante. Demasiado radiante, así que muy probablemente también era falsa.

-¿Y tú confías en mí?

-Obviamente, mi querida compañera.- Regresó la vista a sus cacharros. En teoría, la conversación había terminado.

-¿Y qué es todo esto?- Ella señaló a la caja.

-¡Ah, es mi vieja caja de memorabilia! Son souvenirs de aventuras pasadas. De hecho aquí metí el comunicador que usé en la Prisión Lunar. ¿Recuerdas? Nuestra primera aventura.

Ella soltó una risa.

-Por supuesto que lo recuerdo.- Ditzy agarró el extremo de una bufanda multicolor que yacía en el piso.

-Ah, sí. La bufanda. Mi cuarta encarnación la usaba todo el tiempo.- Entonces sacó de la caja un abrigo de colores.- Y la sexta tenía un sentido de la moda peor. Ugh, no puedo creer que en verdad haya usado esto.

Derpy siguió curioseando entre los objetos de la caja: un cubo de cristal (“Cubo de éstasis”, según el Doctor), una sombrilla con mango en forma de signo de interrogación, una flauta, un apio que quedó inservible hace mucho tiempo, un brazo de plástico, una estrella dorada (de la cual el Timelord no quiso hablar) y algo que el Doctor nombró Detector Timey Wimey (“Hace Ding cuando hay cosa”).

Todo iba bien hasta que Ditzy encontró unos cables que terminaban en electrodos rojos y azules, conectados a una especie de caja mecánica.

-¿Y esto qué es?

-Ah, El Jurado. No es muy importante. Era una máquina antigua de los Timelords. Básicamente formaba un vínculo hacia el subconsciente de quien usaba los electrodos rojos. La persona que usaba los azules podía meterse en su cabeza y explorarlo todo. Cuando El Jurado era usado, no quedaban secretos sin descubrir. Se le usaba mucho en juicios, pero dejó de utilizarse debido a que los criminales empezaron a formar recuerdos falsos con el fin de engañarlo.

El Doctor lo arrojó, pero su compañera lo recogió. ¿Un objeto capaz de revelar cualquier secreto?

-¿Y de dónde se prende?

-Presiona el mecanismo de activación clase beta en el frente de la caja.- Respondió mientras veía un muy arcaico destornillador sónico.

-… ¿que presione el qué?

-El gran botón rojo.

Ella lo vio. Si usaba esa cosa en el Doctor podría saber todo sobre él.

-Ditzy, no es por molestar, pero… ¿tendrás unas cuantas galletas en la cocina?

Ella salió de sus pensamientos con un brinquito.

-Hum… sí, claro. Si quieres puedo bajar por unas y unos vasos de leche para los dos.

El viajero le dedicó una sonrisa.

-Eso sería espléndido. Gracias Ditzy.

Derpy bajo a la cocina y sacó las galletas. Se dirigía al refrigerador por la leche cuando pisó algo raro. Se agachó para recogerlo: era un frasco de somníferos, probablemente de su madre cuando no podía conciliar el sueño. A veces dejaba el frasco en la cocina, cuando estaba muy cansada.

En otras circunstancias lo habría regresado al botiquín del baño, pero una idea cruzó por su mente.

Una idea muy, muy mala.

***

-Aquí tienes, Doc.- Derpy le pasó el vaso de leche tibia a su amigo. Él dejo a un lado la foto que estaba sosteniendo (donde aparecían un anciano, dos adultos con pinta de profesores y una adolescente de cabello negro, no mayor que la chica de ojos bizcos) y tomó el vaso.

-Gracias amiga. En verdad necesito algo así.-Se acabó medio vaso de un trago. Ella se veía nerviosa. Demasiado nerviosa.- Síp, no hay nada más relajante que un vaso de le—

El sonido sordo de su cuerpo al caer al piso asustó a Derpy.

-Bueno, al menos está respirando.- Comentó en voz alta. En verdad odiaba haber tenido que drogar a su amigo, pero no había otra forma. No creía que fuera a aceptar que alguien se metiera en su cabeza, ni siquiera ella.

Derpy lo colocó en la cama y conectó los electrodos rojos a su cabeza. Una vez que estaban fijos, repitió el proceso en ella misma con los azules.

Su mano izquierda sostenía el dispositivo con el interruptor, y se notaba que temblaba.

-Lo siento Doctor.-Dijo en voz alta, aunque sonó muy quebrado.- Lo siento mucho, pero debo saber si puedo confiar en ti.

Entonces presionó el botón.

Y todo se volvió obscuro.
Capítulo 1

2013

La escuela era enorme. Un tamaño más grande que la de un colegio regular, al menos según sus bases de datos. El visor del Dalek se enfocaba en la entrada principal, mientras avanzaba lentamente.

Hasta que llegó a las escaleras.

-… Diablos.- Afirmó con la voz mecánica de su coraza. A diferencia de otros Daleks, su visor había sido modificado por su padre para expresar emociones por medio del apagado de sus pixeles. En éste momento denotaba enojo.

“Okey, ¿qué me indicó mi padre que dijera?”, se preguntaba mientras seguía enfocando su visor en la escalera.

“¡Ah, claro!”

-¡Elevar!- El Dalek de inmediato comenzó a flotar. Con gran velocidad subió los escalones y se detuvo en la puerta principal.

Volteó para ver mejor el paisaje. Era un sábado gris en New Salem, pero eso le agradaba. La escuela estaba rodeada por un gran bosque. Le recordaba a su antigua casa en la campiña inglesa.

Dejó salir un suspiro y entró al colegio. Estaba completamente vacío, pero los casilleros y demás decoraciones dejaban ver que no era una escuela normal, cosa que no le molestaba en absoluto.

Tras media hora de recorrer los pasillos buscando la oficina de la Directora, el alien se dio cuenta de que estaba perdido, y una expresión de nerviosismo se formó en su “ojo”.

-Ugh, no puedo creer que deba hacer esto de nuevo… ¡Activar hackeo de red Wi-Fi local!- El visor se llenó de millones de códigos numéricos por un corto tiempo.- ¡Descargar planos del edificio y ubicar la oficina de la directora!- Frente a él empezaron a pasar imágenes de la escuela desde todos los ángulos y formas posibles, dejando ningún lugar sin revelar. Se detuvo exactamente en donde se ubicaba la oficina de la directora.

Era la puerta detrás de él.

-Podré tener acceso al Internet completo, pero aún soy un estúpido para éstas cosas.- Comentó mientras abría la puerta. Dentro podía ver una silueta humana ordenando unos libros.- Disculpe, busco a la directora Bloodgood. Es con respecto a la inscripción.

-Pasa. Te esperaba.- Dijo una voz detrás de él. Cuando giró la parte superior de su cuerpo encontró una cabeza cercenada que lo veía con una expresión seria. En vez de asustarse, como sería normal, el Dalek empezó a escanearla.

-Sus signos vitales se encuentran estables. Sin embargo, su estado de integridad corporal se ve deteriorado. ¿Requiere que llame una ambulancia?

La cabeza giró los ojos mientras su cuerpo avanzaba hacia ella y la tomaba en sus manos.

-No es necesario, estoy bien.- Comentó la directora mientras se ponía la cabeza y volvía a su escritorio.- Cuando hablé con tu padre me pareció que serías una criatura de lógica.

-Tiene razón, directora.- El alien se acababa de colocar frente al escritorio mientras ella tomaba asiento.

-Bueno, necesitaré corroborar los datos que me dio. Una vez que terminemos estarás dentro. ¿Nombre completo?

-Dalek Dex.- Contestó con su fría voz mecánica. La directora se le quedó viendo con incredulidad.

-Completo.

Dex exhaló. Odiaba pronunciarlo.

-Dexter M. Inate.

-¿Y la “M” significa…?

-Maximus. A mi padre le gustó el sonido.

-Bien. ¿Especie y padres?

-Vengo de la raza de los Daleks. Mi padre se llama Dalek Ixt. No conocí a mi madre.

-Okey, todo correcto hasta ahora. ¿Razón para que vivas aquí?

-El incidente con el Wi-Fi de hace unos meses. Mi padre lo detectó y creyó que era un caso aislado del Reino Unido, así que nos mudamos a este punto. Lo vio como sitio recomendado para seres no humanos.

La directora se le quedó viendo detrás de sus anteojos.

-¿El caso del Wi-Fi?

-Así le llama él. Detectó una presencia hostil en una red abierta particular. No me dijo qué era en específico, lo que más conozco viene de cuando lo escuché decir las palabras “Gran Inteligencia” una y otra vez.

Ella levantó los hombros y volvió la vista al documento.

-¿Por qué quieres estudiar en éste colegio?

-Considero importante el desarrollo de todas las habilidades sociales como parte de una educación integral. La convivencia con otros seres de origen meta humano puede servirme en el estudio de las relaciones sociales.

Ella lo anotó en la hoja de papel.

-Última pregunta: ¿por qué crees que eres digno de estudiar en éste colegio?

Dex dirigió su visor hacia los ojos de la directora Bloodgood.

-Entiendo que Monster High es una escuela especial para los vástagos de las criaturas que los humanos denominan “monstruos”. Al no entrar en la categoría de humano, soy apto de pertenecer aquí, de acuerdo a sus requerimientos.

-Sin embargo, Dalek Dex, los monstruos que estudian aquí tienen padres famosos mundialmente. Son, por así decirlo, la élite.

-Y mi raza ha provocado más temor a través del tiempo y el espacio que cualquiera de ellos, directora. Los Daleks pasaron de ser leyendas a seres reales a los que se les debía temer.

-Ése es mi temor, Dexter. Tu padre me pareció muy civil, pero no estoy segura de poder confiar en otro miembro de la raza Dalek, cuando ellos en verdad han provocado masacres, a diferencia de los padres de otros alumnos.

-He ahí la diferencia: yo no soy como ellos. Yo busco ser un buen Dalek.

“Y si debo ganarme la confianza de mis camaradas, que así sea.”

La directora dejó salir una sonrisa.

-Te voy a dar un punto a favor: tienes determinación. Eso me gusta.

Le pasó otro documento a Dex: un horario de clases. Él lo agarró con su succionador y lo guardó en su compartimiento trasero.

-Empiezas el lunes, a las 7:00 AM. Te recomiendo llegar un poco antes y buscar a un estudiante llamado Invisibilly. Es para llenar tus datos para la página de alumnos.

-Entendido. Gracias por ésta oportunidad.

Dex se dirigió hacia la puerta del despacho.

-Dexter, espera.

El Dalek volteó su visor.

-Debo advertirte: los alumnos no están acostumbrados a ver especies intergalácticas en la escuela. Podrían ser un poco… bruscos. Incluso groseros.

-No se preocupe. Si los trato con respeto, ellos deberán hacer lo mismo.

Dalek Dex salió del despacho, y eventualmente de la escuela. Era un hermoso 24 de agosto del año 2013, y por primera vez en su vida, sintió euforia por la experiencia que le esperaba.

Quien diría que las cosas no iban a salir como creía...
Capítulo XIX

Pesadillas: Un Comportamiento Anormal

Derpy desayunaba sola, como siempre. Ya se había acostumbrado a que sus padres salieran temprano hasta en fines de semana, pero por primera vez había tenido la esperanza de comer junto a alguien más, y ése alguien era el Doctor, la persona a la que le debía ya mucho.

Tomó una cucharada más de cereal con leche mientras pensaba en él. Era un buen chico: jovial, activo y siempre buscando la mejor forma de ayudar. Sin embargo, en las últimas noches, creyó escuchar algo muy diferente desde su habitación.

Llantos.

Y las paredes no eran tan delgadas como para que pudiera oírlo sin dificultad. Durante toda la semana, en algún momento de la noche, comenzaban los llantos, seguidos de palabras imposibles de entender y terminando con una frase que lograba destacar: “Lo siento. Lo siento tanto”.

Cada. Noche.

“¿Por qué se comportará así cuando duerme?”, se preguntó la chica de piel ceniza, “Él no es así. ¿Qué pasará por su cabeza? ¿Qué no me está contando?”

Sus pensamientos se vieron interrumpidos con el sonido del timbre. Fue corriendo a la puerta, y su cara se iluminó como el sol cuando vio de quién se trataba.

-¡Carrot!- Ditzy abrazó a su amiga de hace años, y ella regresó el abrazo.

-¿Qué hay de nuevo, Ditz?- La chica de cabello naranja y ojos verdes se separó del abrazo y entró a la casa.- ¿Algo interesante mientras me fui?

-Oh, para nada. Todo ha estado muy aburrido sin la gran Carrot Top por aquí. ¿Y qué me cuentas tú? ¡Tu viaje a Manhattan debió ser interesante!

-Es una ciudad hermosa, Ditzy. Aunque tras dos meses una no puede evitar extrañar el viejo vecindario, la escuela… e incluso a los amigos.

Ambas sonrieron. A pesar de la actitud hosca de Derpy, Carrot Top siempre estuvo a su lado. Una amiga incondicional en los tiempos de duda y angustia. Y la chica de ojos bizcos le correspondía bien.

Las dos chicas se empezaron a poner al día: Carrot le contaba a Derpy de su viaje, y ésta a su vez le decía las pequeñas cosas que habían pasado durante su ausencia.

-¿En serio? ¡No puedo creer que Flash rompiera con Shimmer!

-Te juro que pasó. Oh, y procuré hacerme un poco más sociable.

-¡Ditz, eso es fantástico! ¿Tienes nuevas amigas? ¿Quiénes son?

-Un grupito muy variado, Carrot: Bonbon, Lyra, Vinyl y Octavia.

La expresión de sorpresa de Carrot Top fue hilarante.

-¿Qué? ¿Lograste unir a dos de las parejas más disparejas de la escuela?

-Bueno, decir que fui yo sería exagerar.- Comentó la rubia.- Hay un chico que vive con nosotros. Inglés. Él me ayudó.

Carrot cambió su semblante a uno de preocupación.

-¿En serio? ¿Cómo se llama?

Derpy iba a contestar, pero el sonido de la puerta abriéndose la interrumpió.

El Doctor entró a la casa mientras cargaba una caja realmente grande. Contenía una vasta cantidad de objetos increíblemente raros y excéntricos: un bat de croquet, una bufanda estúpidamente larga, una flauta y un gran enredo de cables, entre otros utensilios.

-¡Buen día, Señorita Hooves! ¡Traje un par de recuerdos de casa! ¡Oh, las historias que debo contar--!- El Doctor se calló de inmediato cuando notó a la visita.

-Ehhh… Doc, le presento a Carrot Top. Una muy querida amiga mía. Carrot, él es John Smith, pero prefiere que le llamen “el Doctor”. Es el chico del que te conté.

-¡Oh, encantado!- El Doctor le estrujó la mano a la pelirroja.- Cualquier amiga de Ditzy es mi amiga.

-También es un placer por mi parte, Doctor.- Respondió en un tono muy serio.

-Bueno… si me permiten, voy a subir a mi habitación.- El Doctor se fue, y las dos siguieron hablando, aunque sin el ánimo de antes.

Unas horas después, Derpy se hallaba junto a Carrot Top frente a la puerta de su casa. El sol empezaba a ocultarse, y era la hora del adiós.

-Es bueno tenerte, de vuelta Carrot.- Las dos chicas mostraron una sonrisa radiante, pero Carrot Top retomó su expresión seria de hace rato.

-Ditzy, ¿puedo hacerte una pregunta?

-Claro.

-¿El Doctor es confiable?

Los ojos de la rubia se enderezaron debido a la confusión.

-¿Por qué la pregunta?

Carrot dejó salir un suspiro.

-Ditzy, necesitas saber si es una buena persona. Debes conocer sus secretos. ¿Quién dice que no está actuando para, no sé, secuestrarte o algo así?

-¡Ay Carrot! Me ha contado su historia. Es una buena persona.

-¿Pero te la contó TODA?

Derpy no contestó. La pelirroja le puso las manos en los hombros y la vio directamente a los ojos.

-Escucha: tú eres mi mejor amiga, y sólo quiero que estés segura. Ése chico no me da nada de confianza. Creo que oculta algo, nadie puede ser tan alegre sin tener un lado oscuro detrás (incluso Pinkie Pie pasó por una etapa muy perturbadora cuando se peleó con sus amigas).

“En serio, Ditzy: investígalo. Y si hay algo que no te de confianza, sácalo de tu casa”.

La aludida sólo pudo asentir, aunque más por reflejo que por convencimiento. Las dos chicas se dieron un abrazo y Carrot Top entró a su casa, mientras Derpy volvía a la suya.

Mientras caminaba de regreso, no pudo evitar pensar en lo que le dijo su mejor amiga: en cierta forma tenía razón, el Doctor le ocultaba cosas.

Y era hora de descubrir qué.
Preludio: 2006

-¿Pa-dre?- La pequeña criatura con forma de pulpo preguntó desde su pecera. Su único ojo exploraba los alrededores, buscando al aludido. El sonido de algo deslizándose por el pasillo captó su atención.

-¿Qué pasa, hijo mío?- Contestó una fría voz mecánica. Por el marco de la puerta apareció el padre de la criatura, nada parecido a él: éste se encontraba oculto dentro de una coraza metálica, donde destacaban sus apéndices con forma de destapa caños y batidora, las esferas pegadas en la parte inferior de su cuerpo y el único ojo color azul eléctrico que sobresalía de su domo.

-Padre… necesito saber una cosa... ¿qué somos?

El ser dentro de la coraza pareció no entender lo que decía.

-¿Perdona?

-¿Qué somos?- Repitió.- Desde que vivimos aquí veo por la ventana y encuentro la belleza del campo cercano a nosotros. Aprecio el brillo del sol que nos ilumina. Pero al ver a las criaturas bípedas que pasean por ahí, no puedo evitar pensar en qué tan diferentes son de nosotros. ¿Por qué, padre? ¿Por qué nadie es como nosotros?

El visor bajó la vista, como si estuviera pensando en su respuesta.

-Temía que me lo preguntaras. Vamos, hijo. Déjame contarte una historia.

El ser acorazado se colocó enfrente de la pecera, y procedió a abrirse. Una criatura semejante al de la pecera yacía dentro, pero se veía más vieja y lastimada. Parecía una versión deforme de su propio hijo. Ambos se vieron profundamente a los ojos.

-Nadie aquí es como nosotros porque no venimos de éste lugar.

-¿De Inglaterra?

-No. De la Tierra. Nosotros no somos más que invitados en éste planeta.

El ser de la pecera lo vio con confusión.

-¿Venimos de otro planeta?

-Así es. Te explicaré.

“Hace muchos siglos existió un planeta llamado Skaro, donde vivía la raza de los Kaleds, muy parecidos a los humanos que viven en la Tierra. Compartían el planeta con otros seres, los Thals, pero con el tiempo estalló una guerra entre ambas razas. Intentado llevar a los Kaleds hacia la victoria, así como salvarlos de la radiación que amenazaba al planeta, un científico llamado Davros procedió a experimentar con los suyos. Terminó convirtiendo a los Kaleds en mutantes, y los reprogramó mentalmente para que suprimieran sus sentimientos, convirtiéndolos en el arma perfecta: seres llenos de odio hacia todo lo que no fuera como ellos.”

“Los llamó Daleks.”

“Eso es lo que somos.”

-¿Somos… asesinos?

-Aún no termino, hijo.

“El científico tuvo éxito, sí, pero a un gran costo: sus propias creaciones no lo reconocieron e intentaron asesinarlo. Realmente no puedo decir que hayan tenido éxito, pero eso es irrelevante.”

“El punto es que los Daleks nacieron en el moribundo Skaro, y desde entonces han surcado el Universo con un solo objetivo: exterminar a toda criatura que no sea un Dalek. A veces han tenido éxito, y a veces terminan al borde de la extinción. Nuestra gente estaba compuesta de verdaderos guerreros indomables, verdaderas máquinas asesinas.”

“Y entonces llegaron los Timelords.”

“Los Timelords eran seres humanoides, capaces de vivir por milenios y con amplio conocimiento sobre el viaje a través del tiempo y el espacio. Al parecer, en un punto descubrieron que los Daleks conquistarían el Universo, por lo que intentaron evitar nuestra creación. Cuando el Emperador Dalek lo descubrió, ordenó un ataque masivo contra ellos, y respondieron de igual forma. Así comenzó la Última Gran Guerra Temporal.”

“Fue en ésos tiempos que fui creado. Era parte de una división especial de Daleks, enfocados más en la destrucción de vehículos que de infantería. Vi los horrores de la Guerra, no sólo los provocados por los Timelords sino también los creados por nosotros. Sobrevivir a los guerreros más grandes de los Timelords, tales como el Maestro, el Monje, el Corsario y Romana no fue fácil, y el posterior surgimiento de cosas tan horrendas como las Degradaciones de Skaro, el Niño de Pesadilla, la Horda de Travesties y la Armada de Mientrastantos y Nuncafueron, dirigidos por el Rey Quepudoser, me hicieron ver la verdad: ambas especies estaban conformadas por monstruos.”

“Mientras más peleaba, más me daba cuenta de que Timelords y Daleks éramos parecidos. Incluso recurrimos al mismo plan de revivir a nuestros líderes: ellos a Rassilon, el primer Timelord; nosotros, a Davros. Y me empecé a arrepentir de mis actos. Oculté mis ideas de los demás, pues si se daban cuenta de que había desarrollado sentimientos distintos al odio habría sido exterminado. O peor aún: arrojado al Asilo de los Daleks.”

“Fue en medio de la Guerra que conocí a una anomalía: un Dalek hembra. No creí que fuera posible. Los Daleks no tenemos género, pero ella sí. A pesar de ser un error digno del Asilo, la dejaron pelear en la Guerra como parte de la infantería básica, ya que necesitábamos a todos los soldados posibles. Durante una misión, ambos terminamos varados en los restos ardientes de Zygor II. Ahí descubrimos que compartíamos sentimientos parecidos con respecto a la Guerra.”

“Y el sentimiento que los humanos llaman ‘amor’.”

“Meses después de ser rescatados, me confesó que había dejado un objeto extraño: un huevo. Yo no sabía que eso era posible. Se trataba del primer Dalek nacido de forma natural en toda la historia de la raza. Ante tal responsabilidad, decidimos huir, escapar a un planeta lejano, apartado de la Guerra.”

“Ése eras tú. Y habríamos dado todo por ti.”

“Pero la capturaron. Los Daleks descubrieron sus ideales y se la llevaron, no supe adonde. Decidí ir al bloque en que te ocultamos y usé toda mi energía para activar un Salto Temporal de Emergencia, con el objetivo de protegerte. Terminamos en la Tierra, hace un par de años, y el resto creo que ya lo sabes. Hasta donde entiendo, ya no existen Daleks ni Timelords. Probablemente se exterminaron entre ellos.”

El Dalek en la pecera se quedó paralizado. De haber podido llorar, lo habría hecho.

-Quieres decir que… ¿Qué mi madre está muerta?

Su padre ignoró la pregunta.

-Padre… ¿tendré que matar también?

-No.- Dijo su padre mientras la coraza volvía a cerrarse.- Tú eres especial, hijo. Al ser un nacimiento natural, no fuiste conectado a la consola de información Dalek. Tú no eres como ellos, y procuraré que jamás lo seas. Quiero que sigas el camino del bien, tal y como yo lo habría hecho de haber tenido la opción.

Su hijo levantó la vista hacia el ojo mecánico.

-¿Estarás siempre a mi lado?

-Por supuesto.- Entonces el Dalek acorazado se volteó y procedió a dirigirse a la puerta.

-¡Padre! Tengo otra duda. A veces tengo pesadillas, y en ellas aparece un nombre. Un nombre que me inspira odio y temor al mismo tiempo, pero no sé por qué.

“Padre, ¿quién es ‘el Doctor’?”

El Dalek acorazado se detuvo en seco y volteó su cúpula para ver a su hijo una vez más.

-El Doctor, hijo mío, fue el más grande guerrero de los Timelords.-Explicó con un dejo de miedo en su voz.- Fue él quien frustró todos y cada uno de los planes de los Daleks en los que se vio envuelto. El único a quien todos los miembros de nuestra raza temían. Fue la viva representación de la Ira de los Timelords. El Guerrero Inmortal. La Tormenta que se Avecina. El Gran Exterminador.

-¿Él es el malo de la historia?

-No, hijo. Los Daleks fueron los malos. El Doctor es el héroe. Nuestra gente le temía, sí, pero él salvó a miles de planetas, no sólo de ellos, sino de otros seres malignos. Si alguna vez oyes de él, recuérdalo como un hombre de bien, un salvador, y no como una pesadilla.

El joven Dalek se quedó en silencio. Su padre simplemente apagó la luz y se retiró de la habitación.

El pequeño se durmió poco después, y tuvo sueños. Sueños sobre Daleks buenos, Daleks pacíficos, Daleks que buscaban el bien.

Y un Doctor que los protegería.
Monster High: Enemigos del Doctor
Bueno, al fin lo comencé.

Les aclaro, éste fanfic corre con eventos paralelos a Equestria Girls: las Aventuras del Doctor y Derpy, y los dos se enlazarán en algún punto

También aviso que será más de comedia, así que servirá para reírse un rato, y con un enfoque mayor a DW que a MH. Espero lo disfruten

Siguiente: Monster High: Enemigos del Doctor


Equestria Girls: Las Aventuras del Doctor y Derpy (fanfic paralelo): spiderpotterfan.deviantart.com…
Loading...
Capítulo XVIII

Con Cariño, del Doctor

Estaba corriendo, como de costumbre.

Tenía que encontrarla. Debía estar bien. Debía estar a salvo.

Y ahí estaba, en medio del cuarto oscuro.

-¡Susan! ¡Soy yo!- Gritó el anciano, pero antes de llegar a ella, un rayo de energía la desintegró.

Se quedó parado, sin creer lo que acababa de ver, cuando oyó un grito.

-¡¡¡DOCTOR, AYÚDENNOS!!!

El Doctor cambió de dirección tan pronto como pudo, ahora con cabello negro y sosteniendo una flauta.

-¡Aguanta Jamie!- Fue lo que dijo, aunque se volvió irrelevante cuando observó el cadáver de su querido compañero a los pies de un Cyberman.

Y llegó un grito más. Seguido de otro. Y otro. Y otro.

Corrió lo más que pudo, cambiando de cuerpo mientras sus compañeros fallecían, asesinados por sus más grandes enemigos.

Jo Grant sufriendo una ráfaga láser del ejército Sontaran.

Sarah Jane masacrada por un Zygon.

Adric, muriendo igual que en la vida real.

Peri atrapada por el Valeyard.

Ace ahogada a manos de Kandyman.

Grace apuñalada por el Maestro.

Romana y Leela ardiendo junto con todo Gallifrey, cuando una de sus encarnaciones acabó con la Guerra Temporal.

Rose cortada en dos por un Slitheen.

Donna electrocutada por Davros.

Y cada vez llegaba tarde. Ninguna de sus encarnaciones llegó a tiempo.

Creyó que había terminado, cuando vio a Derpy correr hacia él. Se levantó para ir hacia ella.

Pero cuando la volvió a ver, no era más que un esqueleto ensangrentado.

-Doctor. ¡Doctor! ¡¡¡DOCTOR!!!

El Timelord abrió los ojos, mientras respiraba agitadamente en su cama. Sus dos corazones palpitaban tan fuerte que podría sufrir un infarto doble. Miró a su alrededor, tratando de aclarar su mente. Tenía pesadillas parecidas desde que llegó a la casa de Derpy, pero ésta fue tan… vívida, tan real, que simplemente lo dejó aterrado.

Estaba en el cuarto de huéspedes de la familia Hooves. El sol entraba por la ventana, permitiéndole ver a la chica de piel color crema que lo veía desde el lado de la cama.

-Doctor, ¿estás bien? ¡Parecía que tenías una muy horrible pesadilla!- Bonbon sonaba muy preocupada al decir éstas palabras.

Él procedió a levantarse.

-Ugh… ¿en serio?

-Yep. Gritabas muchos nombres, y sudabas mucho.

-Tú tranquila. No es nada.- Entonces se dio cuenta de un detallito.- Bon, ¿qué haces en mi cuarto?

-Ayer me diste una copia de las llaves de la casa. Nos preocupamos mucho cuando no llegaste a la escuela.

-¿Escuela? ¿Qué hora es?

-Casi mediodía. No tuve la última clase así que salí antes para ver si estabas bien. Octavia le preguntó a Ditzy por ti. Le dijo que intentó levantarte, pero fue imposible. Estabas en un sueño muy profundo, como si no hubieras dormido anoche.

El Doctor se frotó los ojos. En verdad estaba cansado.

-Demonios. Lamento que me hubieras visto así.

Ella sólo levantó los hombros.

-Bueno, entonces dejo que te vistas y desayunes algo. Luego comenzamos a preparar la casa.

-¿Preparar la…? ¡Oh, sí! ¡La fiesta! Entendido, Bonbon.

Ella sonrió y salió de la habitación. El Timelord aprovechó para darse un regaderazo rápido (el cuarto estaba tan completo que hasta tenía baño. Era una casa grande), se puso su traje café, sus tenis blancos y su corbata verde, guardó su gabardina (Ditzy tenía razón. Mucho marrón) y bajó a la sala. Todo en menos de diez minutos.

-Wow. Eres rápido.- Comentó Bonbon cuando lo vio bajar las escaleras.

-Más o menos. Me gustaría decir que siempre llego a tiempo, pero no es cierto.- La sonrisa del Doctor ocultaba los recuerdos que tenía de las veces en que no “llegó a tiempo”.- Bueno, ¿y las demás?

-Vinyl y Octavia llegarán como a eso de las dos.- Empezó a explicar la chica.- Van a pasar por el equipo de música. Lyra distraerá a Ditzy hasta las cuatro.

-¿En serio crees que lo logre?

-Por supuesto que podrá. Le va a pedir que le ayude con una lección de matemáticas. Lo hizo en la primaria, así que es probable que le dé una mano otra vez

-Okey, eso me lo creo.- Comentó el viajero.- Entonces acompáñame de vuelta a mi habitación. Tengo todo bajo la cama.

-¿A qué te refieres con “todo”?

-Ya sabes, todo lo necesario para una fiesta: globos, serpentinas, creo que hasta pastel. Cortesía de la chica rosada fiestera.

-¿Pinkie Pie?

-Sí, ésa.

Entre los dos empezaron a ordenar la casa. Colgaron globos, serpentinas, decoraciones y más. Bonbon había llevado sus dulces caseros (y sí que eran deliciosos). Empezaron a platicar sobre la escuela. Ella le dijo al chico que alguien entró la noche anterior a la escuela y destrozó las lámparas de la biblioteca, por lo que la Directora y su hermana habían empezado a considerar poner cámaras de seguridad en el recinto.

El Doctor sólo se rió nerviosamente.

Cuando Vinyl Scratch y Octavia llegaron a la casa, ya estaba casi todo listo, aunque conectar el equipo de sonido de la DJ resultó ser un poquito problemático (y hubiera sido imposible sin el discreto Destornillador Sónico del Doctor). Pero al final, todo estaba en su lugar.

-¡Okey chicas! ¡Hora de esconderse como si los Macra invadieran Rigel-7!

Las tres estudiantes se le quedaron viendo al Doctor.

-… Digo, hay que esconderse.

***

-¿Y entonces así se despeja “x”?- Preguntaba Lyra a una Derpy claramente fastidiada, mientras ambas caminaban hacia la casa de la chica bizca.

-Por enésima vez, Lyra: sí. Así se despeja “x”.

-Ooohhhh. ¿Y “y” deriva de eso, verdad?

Derpy giró los ojos con impresionante sincronía. Por suerte, ya estaban frente a su puerta.

-Sí, deriva de eso. Ahora, con tu permiso, me iré a dormir, ¿te parece?

-¡Por supuesto Ditzy! ¡Gracias!- Acto seguido, la chica de cabello color menta siguió su camino.

Derpy le dio una última mirada antes de enfocarse en abrir la puerta. Al entrar sólo podía pensar en dormir, dormir, y…

-¡¡¡SORPRESA!!!

La chica se sobresaltó al escuchar esto y levantó los brazos en posición de defensa, como si quisieran atacarla.

Pero ésa idea cambió al ver la imagen completa.

La casa estaba llena de decoraciones de fiesta, y alguien había iniciado un remix de música electrónica. El ambiente era de fiesta, como aquellas a las que nunca la invitaban.

Y al final, la gran sorpresa fueron los invitados.

Bonbon, una chica con la que Ditzy compartió un curso de cocina en la secundaria. Un poco chismosa, pero simpática, y discreta cuando había que serlo.

Octavia, la chelista. Muy fría, pero a veces intentaba armarle plática

Vinyl, la DJ más popular del colegio. Un poco abusiva, pero jamás le había hecho nada a ella.

Y el Doctor.

La chica de ojos ámbar trago saliva.

-¿De qué se trata esto? No es mi cumpleaños, no es una graduación… entonces, ¿qué hacen ustedes tres en mi casa?

El Timelord se adelantó a las demás.

-Te explicaré, Ditzy: he escuchado muchas cosas sobre ti en la escuela. Cosas no muy amables. Dicen que eres muy fría, muy solitaria. Que no te gusta convivir.

“Yo sé que no es así. Tú has hecho tanto por mí. Me has ayudado cuando más lo he necesitado, y sentí que debía darte las gracias. Éstas chicas también me ayudaron cuando se los pedí, y al hablar con ellas supe que había gente amable y comprensiva. Gente dispuesta a ver más allá de las apariencias.”

“Ése es el regalo que recibirás en ésta fiesta, Ditzy: Amistad.”

Ella volvió a ver al grupito. Las tres chicas sonreían y asentían.

Y ése fue el día en que Derpy lloró de alegría.

El Doctor se acercó a ella para abrazarla, seguido de Vinyl, Octavia y Bonbon, culminando en un hermoso abrazo grupal.

Tras un minuto, se escucharon golpes en la puerta trasera.

-¡Chicos, ya ábranme!- Gritaba Lyra desde afuera.- ¡Por favor, hace frío!

El viajero se separó del grupito.

-También Lyra te regala su amistad, Ditzy.

Mientras iba hacia la puerta, creyó escuchar un pequeño “gracias” salir de la boca de su amiga.

***

Había sido una buena noche.

El Doctor estaba en su cama, cansado de tantos preparativos que hizo para la pequeña reunión. Pero todo había valido la pena: ahora Ditzy tenía un nuevo grupo de amigas, y había logrado demostrarle cuánto le agradecía por todo lo que había hecho por él.

Estaba quitándose el saco para ponerse la pijama, cuando notó un pedazo de papel en el bolsillo interno de éste. Recordó qué era: Lyra se lo había dado durante la fiesta, diciéndole que se lo mandaba Clockwork. O, como lo conocía el Doctor, el Relojero.

Desdobló el papel, y en él había una carta dirigida a su nombre.

“Querido Doctor:

Dirijo ésta carta para usted, concerniente a los eventos que ocurrieron hace unas horas.

¿Recuerda la profecía que hizo mi madre? ¿Aquella que hablaba del Destructor de la Oscuridad?

Bueno… descubrí que es usted a quien se refiere. ¿Cómo lo descubrí? Fácil: la biblioteca. Tú sabes, tan bien como yo, que no existe forma de matar a los Vashta Nerada. Sin embargo, usted lo logró. Hizo lo imposible al apartar las sombras y reemplazarlas con luz.

Usted es el salvador.

Y se preguntará, ¿cómo es eso posible, si la profecía hablaba del Último Hijo de Gallifrey, pero existimos dos Timelords? Eso tiene una solución sencilla.

Apenas termine ésta carta, usaré el Arco Camaleón en mí mismo, y lo destruiré, con todo y mi esencia de Timelord. No quedará nada del Relojero. El lunes que llegue a la escuela, sólo seré Clockwork.

¿Un poco extremo? Sí, pero es lo que debe hacerse. Las profecías deben cumplirse a cualquier costo.

Lamento mucho lo que tendrá que pasar, Doctor. Pero ése es el destino, y no puede huir de él.

Despidiéndome por última vez,

El Relojero”.

El Doctor volvió a leer la carta. Por un lado sintió alivio, pues por el momento ya no había nadie que intentara matarlo. Pero por otra parte, se volvió una vez más el último de los Timelords.

El chico volvió a doblar la carta, ignorando las manchas de algo parecido a lágrimas en el papel.

Media hora después, el Doctor dormía, preguntándose qué le depararía el futuro.

Y si su pesadilla de la noche anterior era un solo sueño, o algo peor.

Una visión del Futuro.
  • Mood: Spidey Sense
  • Listening to: Time is an Adventure
  • Reading: Superior Spider-Man
  • Watching: Breaking Bad
  • Playing: Grand Theft Auto IV
Hola, SpiderPotterFan reportándose (sí, soy el de Bronies Latinos Reaccionan y todo eso)

Bueno, como dije una vez, pienso escribir un fanfic paralelo al que estoy haciendo ahorita, "Equestria Girls: Las Aventuras del Doctor y Derpy", con un enfoque distinto, pues el setting sería en Monster High y trataría enemigos del Doctor en dicha institución (pero intentaré que mantenga la esencia de DW).
Aquí aviso que éste segundo fanfic ya está en progreso y apenas termine el primer capítulo lo publicaré en éste mismo sitio. Eventualmente, ambos se conjuntarán en otro que planeo: un crossover de EG y MH. Ambos fanfics de el Doctor y sus enemigos se publicarán semanalmente.

También estaré subiendo un video cada dos semanas al canal de Pach the Pony (www.youtube.com/channel/UCgqK4…, como usualmente lo hago. Por un tiempo me enfocaré a guías bronys sobre el fandom, en caso de que quieran saber sobre chistes, autores personajes y fanfictions clásicos. Siempre estoy aceptando sugerencias ;)

Finalmente, quiero hacer una petición: he querido traducir "Las Aventuras..." al inglés para publicarlo en mi cuenta de FimFiction, pero con tantos proyectos en puerta y a éste ritmo no tengo tiempo para hacer la traducción. Así que quiero solicitar ayuda. En el caso de que a alguien le interese traducir el fic al inglés, simplemente que me envíe una nota y lo consideraré.

REQUISITOS:

-Saber inglés de forma fluída.
-NO usar el traductor de Google.

Les recuerdo que ésto sería un favor y no habrá ninguna clase de paga, así que queda a su consideración. Yo revisaría cada traducción para pulir el resultado final.

Y creo... creo que sería todo.

SPF, fuera

deviantID

SpiderPotterFan
Miguel Pacheco
Artist
Mexico
Current Residence: Tatooine
Favourite genre of music: Classic Rock
Favourite style of art: Cartoons
Favourite cartoon character: Dexter
Personal Quote: How I wish I were a Jet Trooper
Interests

AdCast - Ads from the Community

×

Groups

Comments


Add a Comment:
 
:iconamrock:
Amrock Featured By Owner 8 hours ago  Student Filmographer
Thank you so very much for faving my "No Strings on Me" piece!
Reply
:icondoctorry:
DoctorRy Featured By Owner Oct 16, 2014
Thanks for the fave :) Very much appreciated :D
Reply
:iconyuntaoxd:
YuntaoXD Featured By Owner Oct 9, 2014  Hobbyist General Artist
Thanks for faving
Reply
:iconthearcano13:
TheArcano13 Featured By Owner Sep 27, 2014  Hobbyist Traditional Artist
Gracias por agregar uno de mis dibujos a favoritos, sigue con tu canal de youtube , gracias y buena suerte en tus futuros proyectos
Reply
:icondeangirl5581:
DeanGirl5581 Featured By Owner Sep 8, 2014  Hobbyist Traditional Artist
Thanks for the fav on fav.me/d4sj76j
Reply
:icontatc-bat:
TatC-Bat Featured By Owner Sep 5, 2014   Traditional Artist
Many thanks for the fave :)
Reply
:iconblackmoonhooves:
BlackMoonHooves Featured By Owner Jul 13, 2014  Student General Artist
Gracias por agregar uno de mis trabajos a favoritos .w. Saludos ^^/ 
Reply
:iconniarahime:
Niarahime Featured By Owner Jul 2, 2014
:iconbowplz::iconthanksplz: for the :+fav:!
Reply
:iconjessysratch25:
Jessysratch25 Featured By Owner Jul 2, 2014  Student Traditional Artist
Oli SPF ^^
Amo tus trabajos y en honor a ti humanizé a tu pony :3 cuando quieras verlo estará aqui en mi DA
Reply
:iconlamoonstar:
LaMoonstar Featured By Owner Jun 23, 2014  Student Writer
Thank you for the fave!
Reply
Add a Comment: